Poemas de amor,desamor,amistad

sitio de poemas de amor,desamor,olvido,dolor,amistad

                                            EL NUDO

 Me costaba trabajo desatar aquel nudo
Aquel viejo vestigio de una vieja ilusión
Que no se todavía como pudo enredar sus raíces sobre mi corazón
Era un nudo tan firme tan imperioso y cruel
Que pensé muchas veces que al morirme moriría con el
Me costaba trabajo y el tiempo se me iba
Vanamente doblándolo hacia abajo
Vanamente torciéndolo hacia arriba
Haaa castigo final de los amantes
Que es el dolor más terco y más agudo
Doloroso castigo de las manos sangrantes
Queriendo deshacer un viejo nudo
Luchar porfiadamente ciegamente quizás
Y comprender un día de repente
Que al tratar de aflojarlo se apretó más y más
Pero ahora voy cantando por la vida
Despreocupadamente una canción
Aunque tengo una herida
Una pequeña herida sobre mi corazón
Y es que quizás fui rudo, como quien ciega un pozo
Como quien parte un gajo
Pero ya me dolía tanto el nudo
Que lo corte de un tajo

 

 

                    IR Y QUEDARSE, Y CON QUEDAR PARTIRSE

 

 

                                                    ADIÓS

 

Adiós para siempre, mitad de mi vida,
una alma tan sólo teníamos los dos;
mas hoy es preciso que esta alma divida
la amarga palabra del último adiós.


¿Por qué nos separan? ¿No saben acaso
que pasa la vida cual pasa la flor?
Cruzamos el mundo como aves de paso...
Mañana, la tumba; ¿por qué hoy, el dolor...?


¿La dicha secreta de dos que se adoran
enoja a los cielos, y es fuerza sufrir?
¿Tan sólo son gratas las almas que lloran
al torvo destino...? ¿La ley es morir...?


¿Quién es el destino...? Te arroja a mis brazos,
en mi alma te imprime, te infunde en mi ser,
y bárbaro luego me arranca a pedazos
el alma y la vida contigo... ¿por qué?


Adiós... es preciso. No llores... y parte.
La dicha de vernos nos quitan no más;
pero un solo instante dejar de adorarte,
hacer que te olvide, ¿lo, pueden...? ¡Jamás!


Con lazos eternos nos hemos unido;
en vano el destino nos hiere a los dos...
¡Las almas que se aman no tienen olvido,
no tienen ausencia, no tienen adiós!


Jose Angel Bueza

 

                                                      CONJURO

 

                                  CORAZÓN DE ESCARCHA

 

 

 

                                            ODIAR Y AMAR

 

 

                                         A TU RECUERDO

 

 

 

                                                        NADA

 

 

                                                   TONTERIAS

 

                                         PENSAMIENTOS

 

 

 

                                                       FRIO

 

 

 

De aquel amor inmenso, amor sagrado
ni sombras quedan ya, ni las cenizas.
Antes de abandonarte te había olvidado 
¡Y fueron un martirio, tus últimas caricias!...

Te fui sacando lento de mi vida. 
Me arranqué el corazón, con tu recuerdo
de tanto que yo, ¡ciega te creía! 
El odio mató al amor, y ¡odio te tengo!

Ya no volveré a quererte, ¡Nunca en la vida! 
Te cruzarás un día por mi sendero. 
Te miraré pasar indiferente... 
y orgullosa diré... ¡Ya no lo quiero!

¡Ahora, vete!... por fin. ¡Déjame sola! 
Mi corazón de nieve, se ha vestido. 
Ni tus llantos, ni tus ruegos, podrán ahora,
sacar dentro mi pecho... ¡Tanto frío

 

 

 

 

DESPECHO 

¡Ah, que estoy cansada!
me he reido tanto tanto
que a mis ojos ha asomado el llanto
tanto, que este rictus que contrae mi boca
es un rastro extraño de mi risa loca.

Tanto, que esta intensa palidez que tengo
(como en los retratos de viejo abolengo)
es por la fatiga de la loca risa
que en todos mis nervios su supor desliza.

¡Ah, que estoy cansada!
dejadme que duerma
pues como la angustia, la alegria enferma
que rara ocurrencia decir que estoy triste
¿cuánto mas alegre que ahora me viste?

¡Mentira! no tengo ni duda, ni celos
ni inquietud, ni angustias, ni penas, ni anhelos
si brilla en mis ojos la humedad del llanto
es por el esfuerzo de reirme tanto.

autor: JUANA DE IBARBOUROO

 

 

LA RENUNCIA

He renunciado a ti. No era posible
Fueron vapores de la fantasía;
son ficciones que a veces dan a lo inaccesible
una proximidad de lejanía.

Yo me quedé mirando cómo el río se iba
poniendo encinta de la estrella ...
hundí mis manos locas hacia ella
y supe que la estrella estaba arriba...

He renunciado a tí, serenamente,
como renuncia a Dios el delincuente;
he renunciado a tí como el mendigo
que no se deja ver del viejo amigo;

Como el que ve partir grandes navíos
como rumbo hacia imposibles y ansiados continentes;
como el perro que apaga sus amorosos brios
cuando hay un perro grande que le enseña los dientes;

Como el marino que renuncia al puerto
y el buque errante que renuncia al faro
y como el ciego junto al libro abierto
y el niño pobre ante el juguete caro.

He renunciado a tí, como renuncia el loco a la palabra que su boca pronuncia;
como esos granujillas otoñales,
con los ojos estáticos y las manos vacias,
que empañan su renuncia, soplando los cristales en los escaparates de las confiterias...

He renunciado a ti, y a cada instante
renunciamos un poco de lo que antes quisimos
y al final, !cuantas veces el anhelo menguante
pide un pedazo de lo que antes fuimos!

Yo voy hacia mi propio nivel. Ya estoy tranquilo.
Cuando renuncie a todo, seré mi propio dueño;
desbaratando encajes regresaré hasta el hilo.
La renuncia es el viaje de regreso del sueño...

ANDRÉS ELOY BLANCO

 

 

UN SOL

MI CORAZON es como un dios sin lengua,
Mudo se está a la espera del milagro,
He amado mucho, todo amor fue magro,
Que todo amor lo conocí con mengua.

He amado hasta llorar, hasta morirme.
Amé hasta odiar, amé hasta la locura,
Pero yo espero algún amor natura
Capaz de renovarme y redimirme.

Amor que fructifique mi desierto
Y me haga brotar ramas sensitivas,
Soy una selva de raíces vivas,
Sólo el follaje suele estarse muerto.

¿En dónde está quien mi deseo alienta?
¿Me empobreció a sus ojos el ramaje?
Vulgar estorbo, pálido follaje
Distinto al tronco fiel que lo alimenta.

¿En dónde está el espíritu sombrío
De cuya opacidad brote la llama?
Ah, si mis mundos con su amor inflama
Yo seré incontenible como un río.

¿En dónde está el que con su amor me envuelva?
Ha de traer su gran verdad sabida...
Hielo y más hielo recogí en la vida:
Yo necesito un sol que me disuelva.

JUANA DE IBARBOUROU

 

 

 

BALADA

Él pasó con otra;
yo le vi pasar. 
Siempre dulce el viento 
y el camino en paz.
¡Y estos ojos míseros 
le vieron pasar! 

Él va amando a otra 
por la tierra en flor. 
Ha abierto el espino; 
pasa una canción. 
¡Y él va amando a otra
por la tierra en flor! 

El besó a la otra 
a orillas del mar; 
resbaló en las olas 
la luna de azahar. 
¡Y no untó mi sangre 
la extensión del mar! 

El irá con otra 
por la eternidad. 
Habrá cielos dulces. 
(Dios quiera callar.) 
¡Y él irá con otra 
por la eternidad!

GABRIELA MISTRAL

 

 

 

                                   

 
 
 
 
LA CARTA


Hoy recibí tu carta
y al abrirla, se abrieron mis ojos
y se cerró mi corazón

Conforme leía tus letras
una enorme amargura
a mi espiritú abatió

¡Esa carta no podía ser tuya!
¿Quién eres? ¡Oh, Dios!
¿De quién estuve enamorada
todo este tiempo,Señor?

Amé a un ser
que inventó mi corazón
Alguien que no existía
que nunca existió

Alguien, que mi mente afiebrada
en su insoportable soledad
lo creó
 
 BRUMA